Skip navigation Skip navigation Skip to footer
Para ver el contenido específico de su ubicación, regrese al país o región que coincida con su ubicación.

Guía de la calidad del aire interior (IAQ)

  • junio 23, 2021
  • Escrito por: TruSens

Woman sitting on a couch with her arms behind her head and eyes closed.

Cuando limpiamos nuestras casas o consideramos que están "limpias", normalmente es después de haber barrido, limpiado o aspirado todo el polvo, los pelos de las mascotas y demás. Aunque esto puede ser una buena manera de mantener nuestras casas limpias en la superficie, ¿cómo de limpio mantiene esto el aire que respiramos?

Es más fácil entender por qué tenemos que quitar el polvo o pasar la aspiradora, pero cuidar el aire a menudo significa preocuparse por lo que no se ve ni se huele. "La mayoría de las cosas que causan problemas no tienen olor", dice el Dr. Nicholas BuSaba, profesor asociado de otorrinolaringología de la Facultad de Medicina de Harvard. "Así que, en muchos casos, no hay nada que alerte del problema".

¿Qué son los contaminantes del aire interior?

Los contaminantes del aire interior pueden proceder de una larga lista de fuentes potenciales y afectar a la calidad del aire interior de casas, apartamentos, escuelas, edificios comerciales y otras instalaciones interiores. "Entre ellas se incluyen fuentes de combustión como el petróleo, el gas, el queroseno, el carbón, la madera y los productos del tabaco; materiales de construcción y mobiliario tan diversos como el aislamiento deteriorado que contiene amianto, la moqueta húmeda o mojada y los armarios o muebles fabricados con determinados productos de madera prensada; productos para la limpieza y el mantenimiento del hogar, el cuidado personal o los pasatiempos; sistemas centrales de calefacción y refrigeración y dispositivos de humidificación; y fuentes exteriores como el radón, los pesticidas y la contaminación del aire exterior." (CPSC)

Efectos Sobre la Salud de la Mala Calidad del aire Interior

La calidad del aire interior puede variar en función de la ubicación, pero si no se gestiona adecuadamente, cada lugar puede tener efectos sobre la salud. Según la Agencia de Protección Ambiental (EPA), "La relación entre algunos contaminantes comunes del aire interior y los efectos sobre la salud está muy bien establecida". Los efectos sobre la salud causados por una IAQ deficiente pueden experimentarse poco después de la exposición o incluso años después.

Los efectos de la exposición pueden variar en función del contaminante al que se exponen, la duración o el número de veces que se exponen, la edad o las condiciones médicas preexistentes.

Efectos Inmediatos:

Los síntomas menos graves reflejan los de un resfriado o una infección vírica, lo que dificulta la determinación de la causa directa. Si se puede identificar la fuente de contaminación, el tratamiento de los efectos inmediatos puede incluir simplemente la eliminación de la exposición de la persona.

  • Irritación de los ojos, la nariz y la garganta
  • Enfermedades cardíacas
  • Mareos
  • Fatiga
  • Pueden aparecer, agravarse o empeorar los síntomas de algunas enfermedades como el asma

Efectos a largo plazo:

Otros efectos de los contaminantes del aire interior pueden aparecer años después de la exposición o sólo después de largos o repetidos períodos de exposición. Los efectos a largo plazo pueden ser gravemente debilitantes o mortales en algunos casos.

  • Enfermedades respiratorias
  • Enfermedades cardíacas
  • Cáncer

Cómo Identificar los Problemas de la Calidad del Aire Interior

Identificar los problemas de calidad del aire interior es especialmente difícil debido a la incapacidad de ver u oler muchos contaminantes del aire. Aunque hay formas de detectar ciertos contaminantes, otros no son tan fáciles de identificar. A continuación, hemos enumerado las formas de identificar los problemas con la calidad del aire interior.

  • Determine las correlaciones con los cambios en el entorno del hogar. Si los síntomas aparecen en relación con un cambio en su entorno vital, como una mudanza, una remodelación o tratamientos con pesticidas, esto puede ser una bandera roja que le alerte sobre el origen de sus problemas. Dado que no se trata de una respuesta definitiva, el siguiente paso para la resolución puede ser acudir a un médico para que le haga pruebas.
  • Identificar las fuentes potenciales de contaminantes del aire en su casa. Puede que estas fuentes no estén emitiendo contaminantes en la actualidad, pero es bueno tomar nota y medidas preventivas por si se convierten en una fuente en el futuro.
  • Realice pruebas para detectar cualquier contaminante que pueda ser analizado. Por ejemplo, la detección de radón en un espacio interior puede determinarse analizando el aire.
  • Investigue su estilo de vida. Las actividades que realizamos o las elecciones de estilo de vida también contribuyen a la emisión de contaminantes. Establezca qué actividades realiza que puedan contribuir a una mala calidad del aire interior en su hogar. Consulte la siguiente sección para obtener más información sobre cómo su estilo de vida puede contribuir a una mala calidad del aire interior.

¿Afecta su estilo de vida a la calidad del aire interior?

La calidad de nuestro aire interior se ve constantemente afectada por lo que hacemos. El nivel y el tipo de fuentes contaminantes en nuestro aire interior pueden variar en función de nuestro estilo de vida. A continuación se indican algunas de las actividades que pueden afectar a la calidad de su aire interior.  

  • Limpiar o desinfectar su espacio vital suele tener más efectos positivos que negativos en la calidad del aire interior. Sin embargo, muchos productos de limpieza y desinfección contienen contaminantes químicos. Es importante limpiar con regularidad, pero en algunos casos se resuelve un problema y se agrava otro.
  • Las reformas pueden mejorar el aspecto del espacio, pero reducir la calidad del aire interior. Productos como la pintura, los barnices y la cera contienen disolventes orgánicos y pueden "liberar compuestos orgánicos mientras los usa y, en cierta medida, cuando se almacenan". (CPSC)
  • Las estufas de gas tienen el potencial de emitir contaminantes como el formaldehído, el monóxido de carbono (CO) y el dióxido de nitrógeno (NO2). Una estufa de gas mal ventilada o ajustada empeora las cosas. "Una estufa de gas mal ajustada puede emitir una cantidad significativamente mayor de monóxido de carbono que una correctamente ajustada". (CPSC)
  • Los edificios o las casas antiguas suelen contener productos que desde entonces pueden haber sido descubiertos como problemáticos. En los últimos años, se han prohibido los productos que contienen amianto o plomo, pero los edificios y casas más antiguos siguen teniendo estos productos. En el pasado, el amianto se utilizaba habitualmente en diversos materiales de construcción para el aislamiento y como retardante del fuego. El plomo se utilizaba en la pintura, la gasolina, las tuberías de agua y otros productos, antes de que se descubriera lo perjudicial que podía ser el plomo.
  • Siempre que sea posible, debe evitarse fumar productos de tabaco como cigarrillos, pipas o puros en interiores. Si no se puede evitar fumar en interiores, hay que aumentar la ventilación en los lugares donde se fuma. "Dado que fumar produce cantidades tan grandes de contaminantes, las técnicas de ventilación natural o mecánica no los eliminan del aire de su hogar tan rápidamente como se acumulan". (CPSC)
  • Ducharse durante demasiado tiempo o sin un extractor de aire encendido, dejar agua derramada, y otras cosas más, podrían conducir a una acumulación de contaminantes biológicos. La humedad, el agua estancada y las superficies mojadas son caldo de cultivo para el moho y las bacterias.
  • Tener una mascota debería conllevar la comprensión de los contaminantes biológicos que aportan. La caspa de los animales se desprende de las mascotas y pasa a formar parte del aire interior.
  • Las chimeneas y los conductos de humos pueden liberar gases de combustión y partículas si se instalan, mantienen o utilizan de forma inadecuada. Las chimeneas que no cuentan con una fuente de aire exterior específica pueden hacer que los contaminantes vuelvan a entrar en el hogar, contribuyendo a una mala calidad del aire interior.
  • Es habitual que plaguicidas como insecticidas o desinfectantes se infiltren en el aire interior, aumentando la exposición humana. Un "estudio sugiere que el 80 por ciento de la exposición de la mayoría de las personas a los plaguicidas se produce en el interior y que se han encontrado niveles medibles de hasta una docena de plaguicidas en el aire dentro de los hogares". (CPCS)
  • Los gases de escape de los automóviles contienen monóxido de carbono. Guardar un automóvil en un garaje adjunto o subterráneo puede permitir que las emisiones se propaguen al interior de la casa o el edificio

Estrategias Para Combatir la Mala Calidad del Aire Interior

Gestionar las Fuentes

Una de las formas más eficaces de combatir los contaminantes del aire interior es eliminar o reducir las emisiones directamente desde la fuente. La gestión de la fuente dependerá del contaminante. Por ejemplo, las fuentes de amianto pueden sellarse o encerrarse, mientras que las fuentes como las estufas de gas pueden ajustarse para disminuir la cantidad de emisiones.

Mejora de la ventilación

Mejorar la ventilación del espacio interior permite que los contaminantes del aire interior se liberen al espacio exterior. "Si entra muy poco aire exterior en el interior, los contaminantes pueden acumularse hasta niveles que pueden plantear problemas de salud y confort. A menos que los edificios se construyan con medios mecánicos especiales de ventilación, los que se diseñan y construyen para minimizar la cantidad de aire exterior que puede "filtrarse" dentro y fuera pueden tener niveles de contaminantes interiores más altos." (EPA) La entrada de aire exterior en un espacio interior puede producirse de varias maneras, entre ellas:

  • "a través de la ventilación natural, como por ejemplo a través de ventanas y puertas
  • a través de medios mecánicos, como las tomas de aire exterior asociadas al sistema de calefacción, ventilación y aire acondicionado (HVAC)
  • a través de la infiltración, un proceso por el que el aire exterior fluye hacia el interior de la casa a través de aberturas, juntas y grietas en paredes, suelos y techos, y alrededor de ventanas y puertas".

La mayoría de los sistemas de calefacción y refrigeración residenciales no introducen mecánicamente el aire exterior en el interior. Cuando el tiempo lo permite, abrir puertas y ventanas, o poner en marcha ventiladores o aires acondicionados de ventana es una forma sencilla de aumentar la ventilación y permitir la entrada de aire fresco. "Es especialmente importante tomar el mayor número posible de estas medidas mientras se realizan actividades a corto plazo que pueden generar altos niveles de contaminantes, por ejemplo, pintar, decapar, calentar con calentadores de queroseno, cocinar o realizar actividades de mantenimiento y pasatiempos como soldar o lijar. También puede optar por realizar algunas de estas actividades al aire libre, si puede y si el tiempo lo permite". (Comisión de Seguridad de Productos del Consumidor, CPSC)

La mejora de la ventilación puede variar en función de lo que ya haya establecido dentro de su espacio interior. En una cocina, debería haber un extractor sobre las cocinas y hornillos de gas. Los baños también deben tener un extractor para evitar la acumulación de humedad. En el caso de cualquier chimenea, el conducto de humos debe estar correctamente instalado y abierto mientras la chimenea esté en uso.

Tecnología de limpieza del aire

La Agencia de Protección del Medio Ambiente (EPA) recomienda el uso de limpiadores y filtros de aire en el hogar. Hay limpiadores de aire de todas las formas y tamaños, desde modelos de sobremesa hasta sistemas para toda la casa, por lo que hay muchas opciones a la hora de elegir el mejor para usted. "Utilizar un purificador de aire portátil y/o actualizar el filtro de aire de su horno o sistema central de calefacción, ventilación y aire acondicionado (HVAC) puede ayudar a mejorar la calidad del aire interior. Los purificadores de aire portátiles, también conocidos como purificadores o desinfectantes de aire, están diseñados para filtrar el aire de una sola habitación o zona. Los filtros centrales del horno o del sistema de climatización están diseñados para filtrar el aire en toda la casa". (EPA)

Evite las altas temperaturas y la humedad en interiores

Evite las temperaturas y la humedad elevadas en el interior de la vivienda para evitar o reducir que los contaminantes biológicos y el formaldehído contaminen el aire interior. Mantener el termostato a una temperatura moderada y una ventilación adecuada puede ayudar a resolver estos problemas en su espacio interior.

Considere también la posibilidad de instalar un deshumidificador en zonas húmedas, como un sótano, para ayudar a prevenir la aparición de moho. Asegúrese de que los baños, otra fuente potencial de moho, estén también bien ventilados y limpie cualquier moho visible que se acumule en la ducha, en los accesorios o en las paredes. (Escuela de Medicina de Harvard)

Cambie los filtros

Incluso si ha tomado medidas para mejorar la calidad del aire interior a través de la ventilación mecánica o la tecnología de los limpiadores de aire, esos sistemas no van a seguir ayudando a la calidad del aire interior si no se mantienen adecuadamente. Si el filtro de su sistema está lleno de contaminantes, esto puede hacer que sea más difícil filtrar y distribuir adecuadamente el aire más limpio en su espacio interior. Cambie los filtros con regularidad para que su tecnología de ventilación o de limpieza del aire siga funcionando.

Otros consejos para combatir la mala calidad del aire interior

  • Para evitar el exceso de gases de escape, no deje los automóviles al ralentí dentro del garaje.
  • Utilice productos de limpieza, domésticos y de pasatiempos que sean menos tóxicos.
  • No almacene productos o sustancias químicas peligrosas en el interior.